martes

Nuestra Madre del Cielo

María es nuestra madre, pues es madre de Jesucristo , que es cabeza del Cuerpo Místico de Cristo . La madre de la cabeza, es también madre de todos los miembros del mismo cuerpo. Y nosotros somos los miembros del Cuerpo Místico de Cristo . Por eso María es Madre de la Iglesia.

Así lo proclamó Pablo VI el año 1964 en el discurso de clausura de la 3 Sesión del Concilio Vaticano II.

Que Jesús encargue a Juan que se ocupe de su Madre es perfectamente normal; lo que no es normal es el encargo paralelo a María diciéndole que cuide con cariño de Juan . Esto parece innecesario. Si Juan se va a encargar de María la correspondencia de ella era evidente. Insistir en ello parece superfluo y poco delicado. Toda mujer normal no necesita que se lo digan. Lo hace espontáneamente. El encargo de Jesús supone un contenido teológico trascendental. En Juan estamos todos representados. Además, allí presente estaba la madre de Juan .

Encargar Juan a María sería ofensivo para su madre María Salomé. No hay duda de que en las palabras de Jesús hay un sentido más profundo de lo que parecen indicar: Jesús entrega una MADRE a la HUMANIDAD...

María es madre física de Jesús y madre espiritual de los hombres .

Debemos amar a María y honrarla de todo corazón. Así daremos gusto al Señor que, como todo hijo bien nacido, se alegra de ver a su Madre Santísima honrada y amada.

Para valorar las cualidades de María , bastaría caer en la cuenta de que Cristo pudo hacer a su Madre a su gusto. ¡Cómo hubieras tú dotado a tu madre si esto hubiera estado en tu mano! Cristo pudo hacerlo y era omnipotente.

La Santísima Virgen es la mujer más grande que ha existido en el mundo María Santísima es la criatura más excelsa que ha salido de las manos de Dios.

Debemos acudir a la Santísima Virgen en todas nuestras penas y tentaciones. Ella lo puede todo, pues Dios todo se lo concede , porque es la Madre de Cristo , y porque nunca tuvo pecado, ni siquiera el original.

Por eso San Lucas la llama «llena de gracia» (Evangelio de SAN LUCAS, 1:28).


P. Jorge Loring, S.I.
Extracto del libro PARA SALVARTE

4 comentarios:

Felipe Francisco dijo...

Excelente... María.. María.. María... que nombre más bello.. la cúlmine de la Creación... la primicia de la Redención... el camino y modelo que todos debemos seguir para ser plenamente discípulos de Jesucristo.. Yo era protestante y una de las cosas maravillosas que encontré en la fe católica fue a María...

Visita mi Blog..te va a interesar...
http://sendasantiguas2008.blogspot.com

JORGE dijo...

Es algo maravilloso: El Padre, como ve el abismo que hemos generado, nos entrega a su Hijo, quien a su vez nos regala como Madre Nuestra, nada menos que a su propia Madre. Luego Ela nos llevará a Cristo, por quien iremos al Padre. Una maravilla realmente.

Gracias y bendiciones

Anónimo dijo...

¿Porque Juan representa a la humanidad? Si Jesús se está muriendo se preocupará de dejar a sus seres queridos en las mejores condiciones, no de escenificar un concepto abstracto.

Es más, lo más razonable es que Jesús estuviendo buscando un sustento económico para una mujer mayor a la que se le moría su único hijo. No digo yo que fuese una unión exclusivamente económica (de ahí la segunda parte) pero le importaría más que su madre tuviese un mendrugo de pan que llevarse a la boca que hacer un teatrillo por si había alguien ahí mirando que aprendiese una valiosa lección.

Omar dijo...

Estimado anónimo, tus argumentos son de lo mas razonables si es que partimos de la premisa que Jesús no era Dios, sino tan solo un hombre.

Además, olvidas un factor importante, Jesús a quien primero se dirige es a su Madre es a ella a quien le encomienda el cuidado del Hijo (Juan). Este es un factor que no puede pasarse por alto y que, de paso, invalida tu argumento.

Por otro lado, las palabras que puedan salir de nuestras bocas, pueden perderse en el tiempo, pueden carecer de trascendencia, mas no las palabras de Dios. Precisamente por eso, por ser Dios.

como vez lo "razonable" deja de serlo cuando se le extrae una parte de la realidad; que en este caso es la Divinidad de Jesús.

Puedes creer en ella o no, mas no puedes dar una interpretación acertada si obvias parte de la realidad tratada.

Saludos.

Google+