viernes

Santa María Madre de Dios

Decimos que la Virgen María es madre de Dios, porque de ella nació Jesucristo que es verdadero Dios y Verdadero Hombre.

María es la Madre de Jesucristo, pues ella le dio un cuerpo humano. Pero como Jesucristo, además de ser Hombre, es Dios, María Santísima es también Madre de Dios.
María es madre de un hombre que tiene Persona Divina.

Ocurre lo mismo que si a uno le hacen alcalde. Su madre sería la madre del alcalde. Ella no le ha dado la alcaldía, pero por haberle dado el cuerpo es su madre; y al ser su madre es madre de todo lo que él es: madre del alcalde.

Pero María Santísima es Madre de Dios todavía con más razón; porque Jesucristo es Dios desde el momento de su concepción, por lo tanto la Persona que nace de María es Dios, y por lo mismo María es Madre de Dios. Dice San Pablo: «Al llegar la plenitud de los tiempos envió Dios a su Hijo nacido de una mujer».

Que María es Madre de Dios es dogma de fe. Fue definido por el Concilio de Éfeso en el año 431


P. Jorge Loring, S.I.
Extracto del libro PARA SALVARTE

6 comentarios:

dhhdgdfhg dijo...

Hola estamos en lo mismo! muy bueno tu blog te felicito!. Conoces otros blogs peruanos similares al tuyo o de América Latina. Si conoces házmelos saber. saludos
Carlos

Samuel Silva O. dijo...

Me pueden definir mas claro, lo de Maria Madre de Dios?
¿Es Madre de Dios desde la eternidad?
¿Es madre del Espíritu Santo?
¿ES Madre de las tres Personas de la Santísima Trinidad?
Gracias

Bilbo dijo...

Primero hay que aclarar que hay UNA sola esencia divina. Es decir hay un solo Dios. En Dios hay tres Personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Esto es el misterio de la Santísima Trinidad, revelado por el mismo Dios. Jesús es la Segunda Persona de la Trinidad. El ES verdaderamente Dios y no solo "parte de Dios".


En el diccionario encontramos que "madre" es la mujer que engendra un hijo/hija. Se dice que es madre del que ella engendró. Si aceptamos que María es madre de Jesús y que El es Dios, entonces María es Madre de Dios.

No se debe confundir entre el tiempo y la eternidad. María, obviamente, no fue madre del Hijo eternamente. Ella comienza a ser Madre de Dios cuando el Hijo Eterno quiso entrar en el tiempo y hacerse hombre como nosotros. Para hacerse hombre quiso tener madre. Gálatas 4,4: "al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer".

Dios se hizo hombre sin dejar de ser Dios, por ende María es madre de Jesús, Dios y hombre verdadero.

Entonces, María es Madre de Dios, no porque haya engendrado a Dios en la eternidad sino porque lo engendro hace más de 2000 años. Negar que María es madre de Dios es negar la Encarnación.

Creemos firmemente en la encarnación de Nuestro Señor: María concibió por el poder del Espíritu Santo. (Lucas 1:26-38 y Mateo 1:18-25). A través de ella, Jesucristo, segunda persona de la Santísima Trinidad, consubstancial con el Padre y Dios verdadero de Dios verdadero, entró en este mundo, tomando forma y alma humana. Jesucristo es verdadero Dios y verdadero hombre. En Su persona están unidas tanto la naturaleza divina como la naturaleza humana.

Maria no creó la persona divina de Jesús, quien existió con el Padre desde toda la eternidad. "En efecto, aquél que ella concibió como hombre, por obra del Espíritu Santo, y que se ha hecho verdaderamente su Hijo según la carne, no es otro que el Hijo eterno del Padre, segunda persona de la Santísima Trinidad.

La Iglesia confiesa que María es verdaderamente Madre de Dios (Theotokos)" (Catecismo, No. 495).

El 22 de Junio del año 31, el Concilio de Efeso declaró, "Si alguno no confiesa que Emanuel es verdaderamente Dios y por lo tanto que la Santa Virgen es la Madre de Dios (Theotokos) (dado que ella engendró en la carne, la Palabra de Dios hecha carne), anathema sit (anatema es)". Por lo tanto, el Concilio reconoció oficialmente que Jesús es una persona con dos naturalezas, humana y divina, unidas en una verdadera unión. Segundo, Efeso afirmó que nuestra Santísima Madre puede en todo derecho ser llamada Madre de Dios. María no es Madre de Dios, el Padre, o Madre de Dios, el Espíritu Santo; más bien, ella es la Madre de Dios, el Hijo, Jesucristo.

Aclarando nuevamente que que hay UNA sola esencia divina. Es decir hay un solo Dios. En Dios hay tres Personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Esto es el misterio de la Santísima Trinidad, revelado por el mismo Dios. Jesús es la Segunda Persona de la Trinidad. El ES verdaderamente Dios y no solo "parte de Dios".

Bilbo dijo...

Hola Carlos; es bueno saber que al lado de uno siempre hay un hermano que lucha hombro a hombro para llevar el mensaje de Dios a todo el mundo.

aqui algunos links:
http://www.ewtn.com/spanish/Radio/criterios.htm


http://razonesparacreer.blogspot.com/


http://www.tengoseddeti.org/

Anónimo dijo...

Algunos Cristianos-Católicos, les da verguenza invocar a LA BIENAVENTURADA VIRGEN MARIA, con el pretexto de un CRISTOCENTRISMO a ultranza, si bien es cierto que el el lenguaje humano es METAFORICO, pienso que no tenemos otro lenguaje para expresar, las realidades sobrenaturales. Antes que intentar demostrar teológicamente la Maternidad Divina de María, es mas importante sentir SU PRESENCIA MATERNAL en nuestro caminar existencial. Aprendamos a captar a Maria COMO LA PRESENCIA SACRAMENTAL DEL ROSTRO MATERNO DE DIOS.

Manuel dijo...

Estoy de acuerdo con el comentario anterior en cuanto a abrir el corazón y dejar entrar a la Santísima Virgen, él . Sin embargo, pienso que es muy importante profundizar en el conocimiento (teologíco y de la vida) de María. El conocer este aspecto despierta necesariamente los sentimientos como consecuencia de haber conocido. Creo, en cambio, que llegar por el sentimiento al conocimiento es más incierto dado lo incierto de los sentimientos. El Señor nos indicó que "he ahí a nuestra Madre" y no se debe dudar ni en amarla, ni en conocerla.

No debemos oponer la devoción a Santa María con el amor a Jesucristo. Jesús nos hace mirar a su madre y ella nos lleva nuevamente a Jesús.

Google+