miércoles

Dónde está Dios

Hubo terremoto en el Perú, y no solo tembló la tierra sino también los corazones y las mentes. Porque a todos se nos movió algo, quizá poquito, pero algo. Todos reaccionaron. Y si algunos tomaron su rosario con más fuerza entre las manos, otros lanzaron con más violencia la Biblia por la ventana, tal vez viendo si de pasadita alcanzaban a bajarse alguna ventana del Vaticano.
Y mientras César Hildebrandt[1] escribía un artículo provocador esperando remover conciencias —y quizá parar la olla—, una más sencilla amiga mía me preguntaba (sin saberlo), quizá con menos pretensiones, pero seguramente con el mismo desgarro en el corazón: «Si Dios existe, ¿dónde estuvo el miércoles?».

Y leo su pregunta y me pongo triste porque pienso muchas cosas. Pienso, por ejemplo, en tres ómnibus llenos de gente que partió hacia Chincha apenas 96 horas después de la tragedia. ¿Especialistas en rescate? ¿Sismólogos? ¿Brigadas de Defensa Civil? No. Solo gente, común y corriente, gente que de lunes a viernes trabaja, estudia, va al cine y toma el transporte público, pero que ese fin de semana decidió dejar esas cosas para ir a dar una mano a los que perdieron todo, pagando su propio pasaje, llevando su propia comida y una simple bolsa de dormir. Gente que ni siquiera dudó cuando, una vez arriba del bus, el improvisado encargado general quiso advertir que la situación no estaba tranquila, que apenas el día anterior hubo robos, saqueos, bandas armadas recorriendo la ciudad en busca de la ayuda que no llegaba. Pienso en esa gente, en cuyos rostros vi encresparse el miedo al oír esto, en esa gente que hizo un silencio de tumba cuando oyó «No les garantizo su seguridad», pero que cuando escuchó «¿Alguno se quiere bajar?» no se movió. Pienso en todo esto, y pienso que sé dónde está Dios.

Y mientras recuerdo la pregunta de mi amiga, pienso en las toneladas y toneladas (porque han sido toneladas, eh) de ayuda que salieron de todos lados y llegaron todas al mismo sitio.[2] Tantas toneladas, que las organizaciones de ayuda que normalmente cubren este tipo de desastres no se daban abasto. Y pienso en la secretaria de un sitio que frecuento rogándome que me anotara, que se necesitaban turnos de cien voluntarios diariamente para ayudar a procesar las donaciones en cierta organización católica internacional sorprendida y sobrepasada. Pienso en todo esto, y pienso que sé dónde está Dios.

Y pienso en la pregunta de mi amiga, y recuerdo que toda la semana posterior al sismo los supermercados estaban llenos de gente, pero vacíos de productos. Pienso en lo difícil que era conseguir en esas fechas algún enlatado, alimentos en conserva, agua envasada… Pienso en las cajas registradoras llenas de personas que compraban en grandes cantidades para enviar a la familia, a los amigos, o simplemente para donar a los desconocidos, para regalar… Y pienso en aquella señora que sufrió el embate de la curiosidad de cierta amiga periodista, que a la sazón trabajaba al lado de mi escritorio y me lo contó: «Disculpe, señora, ¿para quién compra eso? ¿Tiene familia en el sur?», y la respuesta que destroza toda lógica: «No, no tengo. Es para donar a esa gente que necesita». Pienso en todo esto, y pienso que sé dónde está Dios.

«¿Dónde está?», pregunta mi amiga, y pienso en las imágenes de un grupo de gente que en medio de los escombros, en medio de las casas venidas abajo, en medio de la carestía, el frío y la miseria sacó en procesión a su santo para homenajearlo, para rezarle, para pedirle, para rogarle… Pienso en toda aquella gente que al ver llegar los convoyes de ayuda se miraba entre ella y luego miraba a los socorristas con un sutil brillo en los ojos: «Vayan más allá, señor: en ese otro pueblo están peor que nosotros». Pienso en todo esto, y pienso que sé dónde está Dios.
«¿Dónde está Dios?», pregunta tanta gente, y pienso en el testimonio conmovido de un amigo sacerdote, que cuando llegó a cierto pueblo golpeado por la tragedia vio a la gente venírsele encima, desde lejos, corriendo. «Ya me fundí —pensó—. Ahora me pedirán donaciones, me reclamarán la falta de ayuda…». Pero cuando se vio rodeado de la muchedumbre polvorienta, sudorosa y arañada por las zarpas de la tragedia, el reclamo que oyó le heló la sangre en las venas, porque no era de este mundo: «Padre, ¿cuándo nos celebra misa?». Pienso en todo esto, y pienso que sé dónde está Dios.

«Si Dios existe, ¿dónde está en momentos como este?», preguntan por ahí. Y yo me pongo triste porque pienso muchas cosas. Pero, sobre todo, pienso en una sola, que me martillea el cerebro locamente: si a cualquiera con dos dedos de frente le queda claro dónde está Dios, ¿cómo hacérselo entender a los que no?


Enrique Gordillo Cisneros
Pensamiento Católico


-------------------------------------------------
[1] César Hildebrandt (Lima, 1948), periodista peruano, conductor de varios programas de televisión y director de diversos medios escritos a lo largo de su carrera. Es uno de los periodistas más influyentes y con más credibilidad en el Perú. Se caracteriza por su estilo agudo, directo y carente de falsos respetos al entrevistar a sus invitados. Sumamente crítico con la corrupción y los malos manejos políticos, es célebre también por su coherencia y su radicalidad: en no pocas oportunidades ha renunciado en vivo al programa que conducía cuando veía amenazada su libertad de expresión. Se declara agnóstico y suele mostrar una actitud muy crítica ante la Iglesia católica.
[2] Bueno, en realidad casi todas, porque algunas toneladas se perdieron por ahí, en casa de algunos ... [individuos] a quienes les deseamos que el día que Dios les pida cuentas, lo encuentren de buen humor. Afortunadamente, de algunos ya se ocupó la justicia peruana.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Muchas gracias por este artículo. Dios no se publicita actúa en el amor y el bien que las personas realizan.

Disculpa que me emocione pero tengo los ojos llenos de lágrimas.

Se me viene a la mente un Salmo musicalizado por la Hermana Glenda que dice.

"Sé que no me dejarás, que no me abandonarás jamás. Porque yo soy obra de tus manos"(...)

Gracias de nuevo.

Claudia Acuña

Anónimo dijo...

Muy buena Kike...
Al igual que Claudia Acuña, también se me llenaron los ojos de lágrimas mientras leía la parte final del artículo.
Y dónde está Dios???
Pues busquemos en lo más profundo de nuestros corazones (unos más profundos que otros) y ahí lo encontraremos.
Saludos,
Julissa Sabana

Pedro e Freile m dijo...

... como escribí en un intento de poema cuando tenía 21 años: "porque yo sé que aunque no aparezcas por ningún lado / vos estás ahí / en alguna parte / acurrucadito / mirándome / guiándome / oyéndome // esperándome."

Conmoverdores testimonios, gracias.
pf

vicente dijo...

DIOS esta en cada uno de nuestros actos..de nada sirve incarte todo el dia en la iglesia si saliendo de ahi sigues siendo deshonesto,egoista .como te portas con los demas?he ahi la clave

has las cosas de DIOS que dios hara las tuyas!!!
un abrazo de corazon a todos

Anónimo dijo...

DIOS ESTUVO SIEMPRE CON NOSOTROS EN ESTE TERREMOTO,POR QUE MI FAMILIA Y YO SE NOS CAYO TODA LA CASA ESTANDO NOSOTROS ADENTRO CUAND0 TODOS PENSANBA QUE ESTAMOS MUERTOS SALIMOS ILESOS MI ESPOSA MI HIJO Y DOS NIETECITOS Y YO,DIOS ESTUVO CON NOSOTROS,AHORA CON MAYOR FE DEBO DARLE GRACIAS A DIOS QUE SIEMPRE ESTA CON TODOS NOSOTROS,Y GRITARLE AL MUNDO QUE DIOS ESTA VIVO,GRACIAS POR ESTA OPORTUNIDAD DE DARLE MI TESTIMONIO. FIDEL DE PISCO PERU

Antonio Ruiz Palacín dijo...

Sres.:

‘La Iglesia no tiene miedo a la Verdad’

[La Iglesia] "...no tiene miedo a la verdad que emerge de la historia y está dispuesta a reconocer equivocaciones allí donde se han verificado, sobre todo cuando se trata del respeto debido a las personas y a las comunidades. Pero es propensa a desconfiar de los juicios generalizados de absolución o de condena respecto a las diversas épocas históricas. Confía la investigación sobre el pasado a la paciente y honesta reconstrucción científica, libre de prejuicios de tipo confesional o ideológico, tanto por lo que respecta a las atribuciones de culpa que se le hacen como respecto a los daños que ella ha padecido". Juan Pablo PP II, discurso del 01 de Septiembre 1999

Claro que la Iglesia Católica -como institución fundada por Jesucristo y amparada por el Espírtu Santo- no tiene miedo a la verdad. Cómo iba a tenerla. Es el mismo Espíritu Santo el que ha creado y fundamentado la Verdad... El miedo a la verdad no está en la Iglesia espiritual, como tal institución de Cristo, sino en la iglesia humana.

Soy un investigador científico independiente y católico. No tengo más credenciales que mi Fe plena y mi dedicación al estudio de la Astronomía durante 23 años. He sido calificado de fanático religioso y otras lindezas con la única y perversa finalidad de no enfrentarse a las pruebas irrefutables que presento sobre las falsedades científicas en dicha especialidad.

El orden sacerdotal de la Iglesia cometió en el siglo pasado un grave pecado: dejarse seducir por los cantos de sirena que provenían de la Ciencia falsa, pagana y atea. No han caído en la cuenta de que la astucia del Mentiroso es tal que “asesorando” e “inspirando” a los hombres de ciencia, ha permutado la verdad de los textos sagrados por la mentira. Se entiende así que la "verdad" a que hacía referencia Juan Pablo II, no son otras que las "verdades" científicas. Dicho de otra forma: el Papa no tenía miedo a reconocer como ciertas las falsedades de la ciencia, en contra de lo que se afirma en todos los textos sagrados... ¿Es eso un ejemplo de ser seguidor de Cristo? ¿Se puede ser seguidor de algún personaje histórico negando el contenido fundamental de sus palabras y escritos?

Pueden ustedes despreciar o eliminar este correo. Pero les sugiero que no solo no lo hagan, sino que lo hagan llegar a Benedicto XVI.

http://laultimateoriacosmologica.blogspot.com

Antonio Ruiz Palacín

Google+