jueves

Gratitud

Esto, que nos cuenta Lamartine, el poeta y político francés, le sucedió a él mismo.

Iba paseando el poeta cuando oyó a un picapedrero exclamar a cada golpe de martillo: “¡Gracias!”

-Buen hombre, ¿a quién das gracias?

-A Dios – respondió el otro.

-Si hubieras sido rico, me parecería natural que dieras gracias a Dios, pero sabes que Dios pensó en ti sólo una vez al tiempo de criarte; luego te dio un martillo y no ha vuelto a pensar en ti.

-¿Así que dice usted que Dios pensó en mí por lo menos una vez?

-¡Hombre! Eso está claro- respondió el poeta.

Y el picapedrero, que si no era más poeta era más cristiano que Lamartine, dijo así, llorando:

-¿Y le parece a usted poco? Todo un Dios pensar en un picapedrero. ¡Gracias, Dios mío, gracias!- y siguió picando piedras.

2 comentarios:

aquiles m. dijo...

Maravilloso.
No lo conocía
Gracias

Francisco Javier dijo...

Muchas gracias por el escrito. Saludos. Que tengan un excelente fin de semana.

Saludos desde Chile.

Google+