martes

¿El orden del Universo... o el azar?

Cuando uno va por el monte y encuentra una borda... aunque el paraje sea apartado y solitario... piensa que ahí ha pasado un hombre y ha hecho esa construcción... no se pone a pensar la probabilidad de que las piedras hayan, por pura casualidad, caído del cielo dando esa determinada forma al recinto... ni menos aún que los árboles de alrededor se hayan astillado por casualidad para dar la forma de los tablones de la puerta... y ¿qué diremos de los herrajes, la botella de vino usada, y otros pequeños detalles.

Cuando uno analiza la probabilidad de que sea la casualidad la que haya dado lugar a las condiciones tan peculiares de la tierra para albergar la vida... se queda sorprendido por lo escasa que es y por el hecho de que, sin embargo, la tierra llegase a existir y siguiese existiendo... lo normal es un sistema solar con demasiado calor... o demasiado frío... o sin agua... o con agua helada.

Me dirán los ateos que podría darse un sistema solar con vida... con otros seres inteligentes... ¿luego creéis lo que no veis porque es probable... aunque no lo hayáis visto y con toda seguridad no lo veréis en la vida?... es más fácil pensar que el que hizo la borda es un hombre... y el que logró un planeta como este sea Dios.

Cuando se va de visita a una fábrica completamente robotizada... en la que, suponiendo que fuese posible, no se ve un ser humano salvo los que van de visita... nadie sensato piensa que, esos mecanismos se han puesto de pronto, sin intervención humana, a hacer tornillos, vehículos, etcétera. Esa rutina repetitiva exige una programación previa.

Todos los días amanece, las estaciones se suceden unas a otras... y es más fácil pensar que eso no es azar, que hay alguien que ha organizado el tinglado... alguien que ha incluido unas pautas de funcionamiento al mundo material infalibles y permanentes... que el hombre no puede alterar... lo más descubrir..., o con frase del libro de la Sabiduría, capítulo 13, 1: "vanos por naturaleza son todos los hombres que han ignorado a Dios, los que, a partir de las cosas visibles, no fueron capaces de conocer a "Aquel que es", y al considerar sus obras, no reconocieron al Artífice."

Veamos otra organización... la de los seres vivos... creer que la evolución es una fuerza ciega y que sólo por probabilidades se ha desarrollado la vida es mucho creer... creer que en un ser vivo todas sus células, sus órganos, forma y estructura se dan por casualidad... es mucho creer.

Parece que aquí se dan dos saltos importantes y muy poco probables: del mundo material al vivo... de elementos inertes a seres capaces de moverse, reproducirse, alimentarse y morir. Y el paso de seres unicelulares a seres organizados. Además de los abismos el grado de vida entre una ameba, un árbol y un simio... hasta llegar a un ser, como el hombre, capaz de ir contra sus propias leyes de supervivencia.

Siguiendo la línea del orden... no parece razonable dar al azar la causalidad del orden y estructura del más minúsculo de los seres vivos... del ser vivo individual organizado (hay una ley vital para que el caos no impere... no crezcan desproporcionadamente los órganos y aporten al conjunto lo necesario para el bien del individuo)... de los seres vivos organizados: ¿quién puso la ley del grupo en las colmenas, los hormigueros, los depredadores en manada?... considerar que es por casualidad, porque la prueba-error funcionó de modo selectivo, es mucho considerar.

Es más razonable pensar que toda esta organización de la vida tiene una causa... aunque nosotros no la veamos. Incluso en el caso de mantener la teoría evolucionista se llegaría a una ley universal, como la de la atracción de los graves que requeriría una explicación... ¿por qué? ¿Quien la puso?...

"El mundo anuncia a su creador de modo clamoroso"... sólo hay que mirarlo bien y con humildad... como lo vieron científicos de la talla de Newton, Descartes, Galileo, Mendel, Einstein y otros muchos... pues es normal que la ciencia lleve a Dios... no como respuesta de los problemas técnicos sino como origen, creador y admiración ante la maravilla del mundo creado.


Ing. Federico Rodríguez de Rivera Rodríguez
Colaborador de Pensamiento Católico

1 comentario:

José Luis Méndez dijo...

Imposible que por azar, hayamos llegado a existir, con tal perfección en todo, desde como se forma un ser vivo, hasta entender como funciona ese organismo, llámese una planta, un niño, un delfín. Sin mencionar todo lo bello que observamos a nuestro alrededor, el mar, las nubes, el sol, los ríos. Azazr?? No lo creo.

Para el que dude, podriamos hacer un ejercicio de probabilidad, imaginemos que cortamos un libro, como la gran obra literaria de Miguel Cervantes, como El Quijote de la Mancha, letra por letra, revolvieramos todos estos minúsculos papelitos en una ánfora, los esparciéramos al "azar" en el suelo y se formara nuevamente tal cual esta extraordinaria obra, capítulo por capítulo. Muy probable? Poco probable? Bueno, si a probabilidad nos vamos es mucho más fácil pensar que se pueda llegar a esto por azar que, por azar se haya creado este perfecto espacio donde habitamos, llamado Universo.

Google+