jueves

Maria Inmaculada

Esto es un privilegio único en la historia de la humanidad. Dios se lo ha querido conceder a su Madre, por que no ha querido que su Madre ni por un momento estuviera manchada por Satanás.

Dice la Biblia: «El que peca se hace hijo del diablo. » Y Dios no pudo permitir que aquella mujer que iba a ser su Madre ni por un instante estuviera manchada por Satanás.

Esto, la sabiduría popular lo expresó con acierto, incluso antes de que fuera dogma de fe la Inmaculada Concepción. Cantaban nuestros mayores expresando el pensamiento teológico de Duns Scoto:

Quiso y no pudo, no es Dios
Pudo y no quiso, no es Hijo
Digamos pues que pudo y quiso.

Dios puede todo lo que no es absurdo, lo que no es contradictorio.


Dios no puede hacer un circulo cuadrado. O es circulo o es cuadrado pero un circulo cuadrado es una contradicción. Es un absurdo. Dios no hace absurdos.

Pero todo lo que no es absurdo lo puede hacer Dios, que es Omnipotente. Como privar a la Virgen del pecado original: no es un absurdo, es un privilegio, Dios puede hacerlo. Por lo tanto pudo hacerlo. Si quiso hacerlo y no pudo no es Dios.

Pudo y no quiso, no es Hijo. ¿pudo hacer a su Madre Inmaculada y no quiso hacerlo? ¿No quiso dotar a su Madre de ese don, de verse privada del pecado original? ¿Pudo privar a su Madre de esa mancha de Satanás y no quiso? No es Hijo.

Digamos pues que pudo y quiso.


P. Jorge Loring
extraído de: "Motivos para Creer"

No hay comentarios.:

Google+